Los cuentos de Barsabás, de Arnoldo Sagastizado Rca de El Salvador (Centroamérica)

Prólogo de Alicia digon. Argentina 2017

Ingresar al mundo de Barsabás, es una aventura que no sólo narra una época, vivencias, sino que describe con minucioso detalle una selva, un puñado de gentes de pueblo y un camino: nos dice Arnoldo Sagastizado, en “Secreto de sotanas”  “no hay pueblo que no tenga sus misterios” cabe agregar que cada cuento es el misterio de la selva de República de El Salvador, de su gente y sus desmanes. Esos desvíos que hacen con la vida una leyenda.

Barsabás es por momentos triste. Es una leyenda hecha realidad en la palabra. Pintado con la melancolía de lo pobre. De esa gente que tiene la mirada perdida en el horizonte, justamente por falta de horizonte. Y aunque sus almas se juegan en un cuadrado de fútbol y son sostenidos por un personaje que, muy bien descripto, es el tema central de chicos que podrían ser de nuestros márgenes argentinos. ¿ Qué vamos a encontrar de singular en estos relatos?. Demasiado. La profundidad de la selva de cemento. El dolor de un pueblo. Las mínimas alegrías que trae el sol y el horizonte.

“Pelota de trapo” es triste y pintoresco. Pinta El Salvador con su gente y sus deseos. Arnoldo Sagastizado petrifica en su narración, la ausencia de las miradas de esos cuerpos cuya memoria es un cielo sin luna para acariciar. ¿Cuándo vendrá el mundo de la risa? Parecen decir los chicos del campito. Y viene la risa de la mano del zapatero gordo y bonachón que un día desaparece y la pseudo justicia se lleva los sueños del pasto ralo y la cancha y la pelota.

Con una maestría poco común deja al descubierto esas relaciones de poder que marcan a los pueblos latinoamericanos. Pero con el equilibrio exacto del dolor Salvadoreño.

Mientras los ojos recorren una y otra vez las páginas de estos cuentos, se ve con nitidez no sólo esas relaciones diabólicas entre el poder y sus gentes, sino también la resignación entre la selva y sus fauces.

Arnoldo agastizado. no escatima palabras cuando nos dice en “Baudilio” “mi padre me dio el importe en dinero para que fuera a hacerme hombre” esa frase no sólo pinta costumbres de época sino que nos transporta a cuerpos que son mercancía para una estropeada trama social que lentamente penetra en los pueblos, los conforma y los define.

Podría también continuar en “Los senos de Jacinta” ese margen que marca la desesperación del hambre y la pobreza. Entrar en Barsabás es entrar en un mundo con una simpleza y esa  palabra justa que pinta con maestría el dolor de un pueblo y la entrada en la selva mítica de una época y un dolor que no cesa.

Es de esperar que los cuentos de Sagastizado empiecen a recorrer el mundo para que hagamos el viaje a ese Pulgarcito, romántico, violento y furioso pintado con la palabra justa y la maestría de un joven escritor que puede con esto. Creo que vale la pena adentrarse en Barsabás. Es más, su autor te toma entre sus manos y no podrás soltar el libro hasta su final.

Felicitaciones maestro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s