JORGE ARIEL MADRAZO, poesía

La idea de la catástrofe, una catástrofe silenciosa,
advertida apenas, pero inevitable.
O bien las microfracturas psíquicas,
las microfracturas de un alma…

Carlo Bordini, «Microfracturas»

Jorge Ariel Madrazo

ESPERAR en vano esa llamada
(a tu puerta) de un ser que ha de cambiar tu vida, o
aguardar la campana del final, y dejame hablarte
del graznido
de un ave rojísima volando
dentro de tu fiel costillar, o acaso sea aquel
fingido vendedor de claveles que cruza
la esquina, y sólo atinarás
a guardar un pálido silencio
mientras allá muy lejos,
en el perdido paraíso,
grandes hojas de palma
ondulan junto al mar

y el marino recorre borracho la escollera
y la vida, esa noche, clausura su último
resquicio
y tu silbido (que no oís) te impide percibir
a un alguien que ruega tu ayuda,
Martin Pescador extraviado
que mira al pez
prendido de su pico

La idea de la callada catástrofe te acosa sin descanso.
Sabés que habrá de llegar con pasos de felpa.
Quisieras recibirla limpio, con mentida valentía.
Tu alma, sus fracturas, se ocultan en la sombra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s