MAGNA, poema de Arturo Sánchez Barros

 

 

Magna

Todo pasa en un mismo momento.
El relámpago que achica la pupila,
una pelota de colores en manos de la brisa,
el neumático dejando su piel en la frenada,
el fiel que reza y espera,
alguien que se despide y alguien que llega,
la pequeña sombra que proyecta lo que pienso
y el vano intento por darle un significado.
Todo es plano como un mapa antiguo, y simultáneo.
No hay antes ni después, y no elegimos,
somos proyecciones sobre un mundo instantáneo,
y permanente.
Nuestra única verdad es la razón, y es también nuestra condena.
La tarea es creer que corremos
detrás de lo que supuestamente somos,
hasta dejar de ser.
Mientras esto sucede, podemos hacer compras,
ayudar a alguien,

Anuncios

2 Comments

  1. Es un poema en cuya belleza me detengo, no por el estupor
    que podría atribuir al asombro, algo que por cierto es factible dada calidad manifiesta del mismo; mi detención se asemeja mas a un no saber que hacer con mis ideas y mis luchas, es un desconcierto realmente aceptable teniendo en cuenta la inobjetable claridad de su mensaje. En esa realidad ayudar a alguien y comprar algo adquieren la misma valoración, casi “camusiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s