guka-invita

Imagen  —  Publicado: 7 octubre, 2016 de admguka en Alicia Digon, Biblioteca Nacional Mariano Moreno, Concursos, GUKA, Premios

Victor Hugo Valledor

Publicado: 7 octubre, 2016 de admguka en Victor Hugo Valledor

Nació en Berisso – Pcia. de Buenos Aires en el año 1950.

Concurrió a talleres literarios coordinados por: Horacio Castillo, Patricia Coto, Angel Leiva, Kato Molinari. Silvia Plager, Marcelo Rosembaum.

Coordinó talleres en la ciudad de La Plata, Berisso, Posadas- Misiones, Puerto Esperanza – Misiones, Santa Ana  – Corrientes, Santiago del Estero.

Editó 16 libros entre Poesía y Cuento. Algunos titulos son: Historias del Mar – Cuentos – Los cuentos del tío Ondino – Cuentos, Los búhos – Cuentos; El gesto del mito – Poesía, Geometría Encantada – Poesía, La invención del  ojo – Poesía, Luz de mérito incondicional – Poesía, entre otros.

 

Poema perteneciente al libro inédito: Manos entre pares.

Los puentes exceden a las caderas.

Trinos espejados en rostros fragmentados.

Bebo con locura y la locura me atribuye dones que no poseo.

Me habla la palabra y yo no le respondo, solo hago viable su estadía.

Debo trabajar  para dar de beber a los ojos del papel.

Continuas impregnaciones dan color al mar y a los náufragos, alivio.

Victor Hugo Valledor

Cafés literarios

Publicado: 6 septiembre, 2016 de admguka en GUKA

Nuestros deseos era destacar los cafés literarios de Buenos Aires, como los hubo en otra época. Reuniones de escritores, por ejemplo, El Grillo de papel, que luego fue la revista mítica El Escarabajo de Oro, pero nos dimos cuenta, tarde ya, que cuando nos lanzamos a pensarlos, siempre detrás de un CAFÉ LITERARIO, hay editores a la espera de clientes. Y eso está bien. No lo vemos mal ni en un “fuera de foco”, pero por ello decidimos sólo hablar sobre qué es un café literario. ¿Y por qué? Se preguntarán ustedes, qué pasa, qué tiene de mal esto o de bien, digamos, pero sí, tenemos un motivo y es el siguiente: La GuKa, revista auspiciada hasta el año pasado por la Biblioteca Nacional tenía la consigna que NO. No se podría tener auspiciantes si un organismo del estado nos apoyaba. Todo cambió este año, pero queda la impronta de que así fue y que nadie nos ofreció hasta ahora auspicio. Somos un grupo independiente que sigue adelante con el proyecto. Que quiere impulsar a todos aquellos que desean escribir y a quienes, por una razón u otra no pudieron hacerlo. Que tengan el premio que tanto esperaron, que sean y estén presentes en una presentación de premios. En fin… nos quedamos sin decir que sigan adelante todos. Que cada uno tiene sus particularidades, que los cafés siguen mostrando a quienes desean leer, difundir, mostrar sus trabajos.

Que es muy grato verlos trabajar y enseñar de una manera u otra cómo la literatura circula. Que algunos quieran que digamos si es bueno o malo. No. No lo vamos a decir porque el concepto de “lo estético” pasa por distintos momentos y diferentes criterios. Hay quienes prefieren lo poético romántico. Hay quienes desean el terror. Hay quienes se pasan un domingo de lluvia con literatura histórica. Cada quien elige qué hacer. Pero si alguna editora estuviera con nosotros, lo diríamos con apertura y con sinceridad total. Pero no queremos que quienes nos sigan nos digan, mirá, mostraron al café de Juan porque está tal o cual editora detrás y tienen su arreglo.

Todavía nos bancamos solos. No sabemos hasta cuándo y cuando no se pueda seguir,  les vamos a pedir ayuda a quienes nos siguieron durante once años. Y ahí si… que las editoras, quienes sean ellas nos digan: muchachos estamos aquí. Les damos el papel para la revista papel, o bien alguna librería que nos diga, manden la revista que la difundimos y a sus escritores también sus libros. En ese caso, abriremos las puertas con el interés que todo auspicio conlleva.

Muchas gracias. Con agradecimiento por comprender el sentido de por qué en un principio se solicitó información  acerca de los cafés, pero bueno… nos dimos cuenta que no. Que los editores, siempre colaborando con los escritores también tengan en cuenta la circulación de la información que una revista de once años supone.

Un saludo y que sigan reuniéndose y leyendo y que la cosa circule.

María Fernanda Sánchez Barros

Publicado: 6 septiembre, 2016 de admguka en M. F. Sánchez Barros

María Fernanda Sánchez Barros nació en Buenos Aires. Desde hace 5 años vive en Resistencia donde coordina talleres literarios para adultos niños y adolescentes.  Durante los años 2014 y 2015 También dictó Talleres de poesía para los usuarios del Hospital de Día “Con Alas”, del Hospital Perrando.  Es narradora oral y psicodramatista. Dirige el grupo de Narradores Orales NAMIYAC y es parte del equipo de formadores en psicodrama de la Cooperativa Chaco Psicosocial. Cómo poeta, en el 2010 editó su primer libro “Luz de Origen” y actualmente está preparando su segundo poemario, Fue jurado del concurso de poesía organizado por la revista GUKA de la Biblioteca Nacional, durante 4 años seguidos. En el año 2012, junto al escritor Luis Argañaráz y durante la feria del libro Chaqueña, tuvo a cargo la presentación del poemario “La mesa roja” de Susana Szwarc; en la misma feria también coordinó un taller de poesía para jóvenes. En el año 2014 fue invitada a participar en la feria del libro de Caa Catí como invitada especial junto a las poetas Estefanía Ceballos y María Rosa Ducic, de Corrientes.También en el mismo año estuvo como tallerista en la feria del libro de corrientes ofreciendo taller de poesía para jóvenes.

Finalistas Concurso 2016

Publicado: 5 septiembre, 2016 de admguka en Concursos

Finalistas  concurso guka 2016

 

Casali Carlos M.                     “Las reglas del juego”

Ceccotti Ponte Rocío              “Destino”

Lewitan Ricardo                      “Al final del camino”

Branchini Sandra                    “Aquellos días”

Cortalezzi Claudia                  “Astronauta”

Gómez  Claudio A.                 “El escondite”

Lowenstein  Ariel V                 “Los escribas”

Cabrera Ruben                       “Mala suerte”

Diez Lucas                              “Los invisibles”

Brunfman Berta S.                  “Dar”

Sanguinetti Lorena                 “Universo amarillo”

Molina Hernández Arturo       “Audiomensajes”

Castro Santos Mónica G.       “El Invisible”

Contreras Araceli                   “En algún espejo”

Olasagasti Miguel E.              “Escape”

Latorre Sonia                         “El padre de Carlos”

Alvarez  Miriam                      “Invisible”

Peralta R Patricio          “Jonbar Mudis”

López  Torres Sebastián       “La muerte del azar”

Garcia Sergio O.                   “La partida”

Burattini M. Laura                  “Salvar la noche”

Materazzi Corina                   “Culpables”

Kittlein    Victoria                   “Calla poemas mi alma”

Espinosa  Marcela V.            “Don Basilio”

Pafundi María A.                   “Trivial (Te vivo)”

Filipon, Elisa T.                      “El prisionero”

Vignapiano Mirta N.               “El tren”

Fernández Silvia                    “Al otro lado”

Amaya, María V.                    “Mejillones”

Blasco López  Rafael            “Amor en caída libre”

Lopez Javier F.                     “Tiempo de siempre”

Doti Luciano                          “Despertar”

Adamo Fernanda D.              “El fin”

Guzmán Bermudez, F.          “En busca de las gaviotas”

Figueira Ana I.                       “En sombra”

Valdez Ricardo A.                  “Abrazados en llanto”

Alvado Marta E.                     “La fuerza del deseo”

Korduner Andrea L.               “Ciberteorías”

Dib Clara                                “Suspensión del ánima”

Ávila Sandra                          “Circos y relojes”

Fernández Juan A.                “Al final”

Pin, Mónica N.                       “Sonidos y fragores”

Baltusis, Eduardo                  “Esa prisión”

Donnet, María M.                  “Venganza”

Baggini, Federico                  “Sendero”

Argañaraz  Omar                   “Las madres”

Vinci, María I.                        “Sueños”

Graciela Maschi                    “Encierro”

Magariños  María C              “Aprendizaje”

Krevneris   Mirta                   “La paloma cabrona y la paz”

Fernández Walter A.             “Agostina”

González Sebastián              “Resignar sin resignarse”

Sánchez Lopez María R.       “Destinos truncos”

Ojeda Héctor Luis                  “Sus ojos”

García Beobide  Isabel          “A: Ce”

López Marín Carlo I.              “Cariño a muerte”

Leites María G.                      “La tragedia final o el amor”

Ochoa Azucena                     “La apestada”

Lewitan Natalia                      “La búsqueda”

Muraca Carlos A.                   “La protesta”

Capasso Mario                       “La puntada”

Charra Viviana E.                   “Son casi las nueve y te recuerdo en

                                                      silencio”

Verderico, José                       “Pendiente”

Badano Susana                      “Los invisibles”

Di Primio Guillermo                 “Colectivo de ida”

Bossini Sandra                        “Laberinto”

Besasso Osvaldo                    “La ciencia y la poesía”

González Nélida                      “La enamorada”

Baldoni Claudia  E.                   “los sueños con anestesia- las uñas-”

“Finalistas”, no significa “orden de mérito”. El día de la entrega de diplomas se conocerán los primeros premios, las menciones de honor, las especiales y las menciones “estímulo”.

Se les recuerda a los participantes que, se leyó todo el material que fueron 421 originales desde el 1 de junio hasta el 31 de julio y que, en algunos casos, hubo descalificaciones debido a que no se ajustaban los trabajos a las bases, reiteradas en varias oportunidades.

Ya por envío fuera de término, por extensión, etc.

La entrega de premios consistirá en un diploma o en el caso de “premio estímulo” una revista y un señalador, como todos los años y que tiene como significado que su autor/a debe seguir avanzando en su camino.

GuKa tiene once años y es el primer año que se autofinancia, por ello la revista papel, será muy acotada. Sólo se anunciarán los premiados. Y NO se publicarán sus trabajos. Sí, sus nombres y título de obra.

Tampoco se enviarán diplomas ni revistas al interior o exterior. Siendo posible fotografiar en las redes sociales para que su autor/a pueda a su vez imprimir en color y poseer de esa manera, el recordatorio de su premiación. Han llegado trabajos de: España, México, EEUU, República de el Salvador, Chile, Perú, Bolivia, Paraguay, Mendoza, Río Gallegos, Córdoba, San Juan, Chaco, Santa Fé y algunos del interior de la Pcia de Buenos Aires.

Muchas gracias.

Bea Lunazzi

Publicado: 5 septiembre, 2016 de admguka en Bea Lunazzi

Presentamos a una poeta exquisita

Bea lunazzi

bea lunazzi

Bea Lunazzi es Licenciada en Letras por la U.B.A. docente, poeta y correctora literaria. Publicó en 2005 Paisaje en el paisaje, escribió y dirigió una obra de teatro para niños, El episodio jamás contado…en 2007. En 2011 coordinó la publicación de la antología Búsquedas de escritores de San Isidro. En 2014 tras recibir una mención en el concurso  Homenaje a Cortázar la publicaron en la antología del Municipio de Lomas de Zamora y en 2016 en la antología Rapsodia (El mono armado) Ha participado en conferencias, lecturas y ponencias sobre temas vinculados a la literatura. Se desempeñó como profesora en la escuela media, dio cursos de capacitación en el área del lenguaje en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y actualmente coordina desde hace más de diez años talleres literarios en la Municipalidad de San Isidro donde también forma parte del comité de lectura del premio municipal Manuel Mujica Lainez. Ha colaborado en numerosas ediciones de la Feria del Libro realizando diversos proyectos entre los que se cuentan talleres interdisciplinarios, talleres literarios para niños y la dirección del stand La tiendita de los vientos abocada a difundir las leyendas de las culturas originarias. Ha participado como panelista en las V y VI Jornadas de Literatura y Psicoanálisis Autopistas de la palabra en la Biblioteca Nacional. Colabora como periodista literaria en revistas nacionales e internacionales con artículos críticos y entrevistas a escritores. Participa actualmente en el ciclo del HCD de San Isidro Cruzando veredas coordinando charlas con destacados narradores argentinos. Como escritora ha publicado sus poemas en revistas literarias y diversos medios virtuales.   

 

 

hormigas

Van y van

fluidos, néctar, hormigas

montan gruesas nervaduras

se deslizan

una a una van.

Ásperos, sedosos los tilos

negras, negras las hormigas.

 

El verano enrojece.

A las siete de la tarde

la vida resiste.            

 

Caminos siempre caminos de hormigas

entre las nervaduras del tilo

no hay desazón, no hay gloria.

Las siete de la tarde de un rojo verano: 

y ellas oscureciendo el follaje.

                                   

Sin brote una hormiga

entre una fila de hormigas

turbada gira

se aquieta

retoma camino.

Una hormiga sin carga

entre tantas perfectas, rigurosas hormigas.

Una hojita olvidada.

Una hormiga vencida

regresa

a las siete de la tarde

cuando el débil resplandor

enrojece un verano.

 

Se abre un hilo de fuego

tajea el verde

rito obsesivo

de una tras una

sin rebeldía

sin creación.

Son las siete, las once, las dos

el rojo hechizo continúa.

 

En algún sitio imposible,

complacida,

una negra divinidad se inclina.

 

Quién será capaz de memorizar

esta sucesión inequívoca,

siempre idéntica a sí.

Esta formación de sentidos aritméticos,

serie perfecta que desborda.

Alguien- algo deberá

retener- detener la escena

salirse del camino,

comprenderlo todo con una sola mirada.

 

Con su carga una hormiga roza la gruesa nervadura,

se detiene y con su hoja algo torcida gira,

da unos pasos, vuelve a dudar y retoma su camino.

No está sola pero las otras siguen imperturbables.

La hormiga choca una compañera

y esta vez pierde su hoja;

una tercera toma el brote,

lo centra sobre su espalda.

Por unos segundos

la primera hormiga

va y viene sin decidirse.

Por fin emprende el regreso. 

A las siete de la tarde

la sombra de una hebra se agiganta

brota el hormiguero

se enciende el pasto

la tierra encandila.

Editorial-Septiembre 2016

Publicado: 5 septiembre, 2016 de admguka en Alicia Digon, Editorial, GUKA

Editorial.

Amigos, somos un nuevo grupo de trabajo. Como verán las fundantes todavía permanecemos María Fernanda Sánchez Barros y Alicia Digón.

“Nunca se sabe dónde está el futuro” por eso, las palabras esta vez serán escasas. Insisto para quienes preguntan el significado de Guka, que lean en “Cronopios y famas” de Cortázar el cuento mínimo, casi un micro relato. Ese que refiere a Guk, camello que no dejaban salir del desierto por más trámites burocráticos realizados. Guka es la voz de Guk. Y los camellos son tozudos.

Tendremos en este número algunas novedades sobre poetas. Algunos poetas jóvenes y no tan jóvenes. Y también a psicoanalistas que se dedican a la profundización de escritores raros.

La Sade Filial Moreno, se ofreció con gentileza inusual a colaborar si la Guka necesitaba algo y se lo agradecemos. Hay, hoy día, pocas manos que se ofrezcan.

Como es la costumbre hace once años le dedicaremos este número a un gran cuentista, ISIDORO BLAISTEN. Este 2016 se reeditará “Carroza y reina”. Lo esperamos sabiendo de su maestría en el cuento y su fortaleza para aguantar hasta último momento con su imaginación en la mano.

Quiero decirles que, fui muy amiga de él, y pocas veces conocí un talento como el que tenía. Hombría de bien poco común. Me iniciaba en esto de las letras y su empujón me sirvió para no desfallecer ante la tribu de los autodenominados escritores que, cada día pululan con más fuerza y menos talento. Fue quien presentó mi primer libro de poesía, “Los juegos necesarios” ed. Botella al Mar. Aquella tarde en la calle Florida fue una fiesta. Gracias Ike.

Quiero decir también que esto es un largo camino y que la lectura es el pilar fundante de lo que luego se piensa. No basta la imaginación o la facilidad para las letras, hace falta más. Horas de cola en silla, horas de corrección, pedir ayuda si uno no puede o no da con la palabra justa.

También quiero nombrar a dos grandes del teatro y las letras que me empujaron a seguir con ganas: Horacio Forti, y Antonio Milano. Porque mis pagos eran esos, mi Morón de cuna. Mi Morón de adolescencia. El del Gallo.

Luego los vericuetos de la vida me llevaron un poco más lejos, y por algo será que mis novelas están ambientadas en dos pueblos que me dieron una bienvenida digna: General Rodríguez y Moreno.

Escribo, como diría Margueritte Durás, con el cuerpo, con los ojos, y con lo que me va quedando de piel.

Leo con la misma avidez que lo hacía a los cinco años, cuando el libro Upa todavía era un emblema. Me gusta la literatura para niños, y digo “para niños” porque es distinto decir, “literatura infantil”, como si los pibes no tuvieran los mismos interrogantes que los grandes. Como si en serio, fueran locos bajitos.

El año pasado Eudeba, reeditó la colección “El Chiribitil” y me dio un gusto verme ahí con mis veinte años al lado de Boris Spivacow en realidad un grande.

Amigos de Guka, esta revista fue concebida en época del gran director que tuvo la Biblioteca Nacional: el pensador y escritor Horacio González y es a él a quien deben agradecer que este año se haya realizado el concurso. La máxima de Guka es dar oportunidad a la gente joven que nunca la tuvo. La de verse reflejada en un premio y una edición, y a la no tan joven, para la satisfacción de la letra impresa en papel.

Mientras se pueda se seguirá caminando y también mientras la Biblioteca Nacional –aunque no auspicie- (por ello se retiraron los logos), nos preste su sala de presentaciones, seguiremos adelante. Y cuando esto no ocurra seguiremos en la plaza de la poesía, al aire libre.

Un abrazo en este año algo incierto, pero adelante que para eso tenemos las manos, las piernas y la escritura.

Muchas gracias Horacio González por tu talento, tu hombría de bien, tu grandeza, y todo lo que caracteriza a los hombres de este mundo enorme del pensamiento. Muchas gracias. Sos un enorme.

También al editor que este año colabora para que todos ustedes puedan estar aquí.

Alicia Digón. 2016

Marisol Vera Guerra

Publicado: 3 agosto, 2016 de admguka en Marisol Vera Guerra
MARISOL VERA GUERRA
I
hay mujeres que viven dentro de una casa
esto puede parecer normal
completamente lógico
porque
para eso sirven las casas
para ser habitadas por Ellas
     los geranios que colorean el patio
     la luz dormida sobre el azulejo
     el dosel amarillo de la cama
     el gato que gobierna el tejado
     las jardineras     el pórtico     la cerca
     sólo están ahí como el reflejo de un pez
                              en la superficie del agua
el otro     animal sin concha    llega a la mitad del día
a vaciar la jarra de leche en el lavamanos
a ensillar el caballo y a pulir las aldabas
mientras Ellas abrazan las paredes como madreselvas
soportando el peso exacto de la construcción
     el aire que sube por la tubería es su sangre
                                  livianita
                   oscura        tibia        al menos
hasta que la cáscara del tiempo se desgaja
                                       del libro de su autoría: Gasterópodo
Que MARISOL VERA GUERRA es una poeta joven se dice fácil, que es humilde como sus versos en minúscula y que es multifacética también. Pero mi sensación de leer a una chamana de la literatura, de sentir la palabra encarnada es otra historia…
 
Su maternidad como parte de su destino forestal es de un hechizo que supera la alquimia femenina.
Marisol es como una imagen fractal de la mujer y del ser humano, su actividad creativa pluridisciplinaria, su conciencia de aunar su familia, sus roles y su vocación artística con amor, responsabilidad y sencillez la convierte en deidad de varios brazos y un gran corazón.
 
Tuvo la gentileza de contestar varias preguntas para que la conozcamos en su vida privada y laboral-creativa. Sus palabras valen más que mis elogios. (Le siguen más poemas, biografia, comentarios-reseñas y mas poemas.)
He aquí sus respuestas que publico tal y como me las contestó, con amor, agradecimiento y respeto:
¿Eres escritora de carrera o has seguido alguna carrera?
Soy licenciada en psicología. Mi formación como escritora ha sido esencialmente autodidacta, desde niña. En la década pasada formé parte del taller de literatura ARGOS que impartía la Doctora en Letras Ana Elena Díaz Alejo, en Tampico, Tamaulipas, donde vivía. Ella me ayudó a conocer herramientas formales de escritura, me mostró a diversos autores y alimentó mi pasión por las artes.
¿Vives de la literatura? O ¿Cuál es tu ocupación?
, vivo de la literatura, aunque no sólo del acto de escribir. Tengo una editorial. Soy editora, tallerista, ilustradora, y obtengo mi sustento del conjunto de diversas actividades relacionadas con la literatura, la edición y las artes visuales. Además, debo admitirlo, muchas personas son generosas conmigo y aparecen en mi vida como hadas madrinas que me impulsan a seguir creando.

 

¿Con quién vives y dónde? ¿Te acepta tu familia como escritora?
Vivo con mi esposo y nuestros tres hijos, en Monterrey. Él viaja a menudo por lo que la mayor parte del tiempo estoy únicamente con mis niños de 8, 3 y 1 años. Mis padres y hermanos residen en otro estado. Crecí en el seno de una familia tradicio
nal en Tantoyuca, Veracruz. Desde niña manifesté interés por la literatura y mis papás parecieron aceptarlo, incluso alentarlo (mi papá en su mocedad tuvo el sueño trunco de ser escritor, ya de adulto ha compuesto canciones y
acrósticos), pero no vieron las artes como una verdadera profesión a la que dedicaría mi existencia, creyeron que sería profesora de primaria, con una vida parecida a la de ellos y que incluso me quedaría en el pueblo donde crecí. Que mi familia comprendiera mi decisión de dedicarme exclusivamente a la literatura no fue fácil, sobre todo cuando me convertí en madre, me presionaban mucho para que eligiera un oficio más “formal”; para mi madre especialmente fue duro que yo no me convirtiera en lo que ella quería; afortunadamente esa etapa de lucha y presión ya pasó, hemos madurado juntos y el amor ha prevalecido sobre las diferencias.
En cuanto a mi esposo, él adora que yo sea poeta, pero durante nuestros primeros años de matrimonio

Presentación Gasterópodos

 batallé para que comprendiera mis compromisos como escritora, por ejemplo, asumir una publicación o leer en un foro, lo cual él veía como banalidades como si lo único importante fuera escribir y no publicar; actualmente eso también ha cambiado, él respeta y alienta mis decisiones y, debo decirlo, es una de las figuras centrales de mi mitología literaria.

Mis hijos, a pesar de ser tan pequeños, se involucran mucho en lo que hago dentro del arte, los tres dibujan conmigo, el mayor que es bastante bueno (y creo que me superará muy pronto) es mi crítico más eficaz. Además, poetizo a menudo mis vivencias con ellos, de modo que sus risas, sus llantos, sus jalones de pelo son parte de la materia prima de mi escritura.
¿Cuándo decidiste que eras escritora?
Cuando tenía doce años. Antes de eso yo quería ser científica.
¿Qué fue lo primero que recuerdas haber escrito? ¿A qué edad?
Un poema para mi abuela materna, a los siete años; el segundo poema fue para mi madre a los ocho. Recuerdo haber escrito muchos cuentos, una pieza de teatro y hasta un intento de novela antes de terminar la primaria. Además, tenía mi propio periódico fantástico, en hojas de máquina inventaba noticias y las ilustraba. También dibujaba cómics sobre mi vida cotidiana.
¿Quién te ha influido en tu vida literaria?
Yo diría que quien primero me hizo querer ser poeta no fue un literato sino un científico: Carl Sagan, su libro Cosmos cultivó parte de mi pensamiento básico: el universo es poesía. Ya en un plano más formal me influyeron fuertemente tres autores que leí al final de mi niñez: Edgar Allan Poe, Gustavo A. Bécquer y Oscar Wilde. Después, en la adolescencia, García Márquez e Isaac Asimov. Al comienzo de mi vida adulta Arthur Rimbaud, Franz Kafka, Hermann Hesse, William Blake y Sylvia Plath. Además dos libros han sido de manera cíclica mi fuente de imágenes: El Quijote y La Odisea. A quien más recurro hasta la fecha sigue siendo Poe. Lo adoro.
Otras grandes influencias que he tenido en mi proceso creativo son el cine de Ingmar Bergman y la obra de Van Gogh.
¿Qué temas son tus preferidos? Y ¿cuáles géneros has incursionado?
Escribo poesía, ensayo, cuento, novela, dramaturgia; también experimento con dibujo, videopoema, performance… es difícil hallar un género que no me llame la atención, siempre estoy tratando de aprehender todas las formas posibles de expresión.
Escribo, principalmente, sobre mi realidad inmediata, lo que conozco, lo que vivo, a menudo transfigurado a través de la imagen poética. En el caso del ensayo me gusta hablar sobre ciencia, educación y acerca de la obra de otros escritores.
¿Tienes hábitos para llamar a tus musas, alguna rutina? Como poner música, etc.

No, para nada, con tres niños pequeños en casa sería muy poco práctico depender de las musas y de los rituales. Yo siempre estoy inspirada, siempre tengo algo qué decir, lo que no siempre tengo es el tiempo o los recursos materiales para construir la obra que está en mi cabeza, aun así, escribo constantemente. Yo escribo y dibujo con una bebé pegada al pecho y otra trepada sobre mi espalda, mientras mi hijo platica conmigo y se cuece el arroz. Escribo en la estación de metro, mientras espero en un consultorio, hasta en la sala de parto, en todos lados pues. Es la música del mundo la que escucho de fondo.
¿Qué es lo próximo que te gustaría escribir?
Una novela de terror, es un género que siempre me ha fascinado, pero no lo he desarrollado.
¿Te sentiste diferente, bien, o como, después de publicar por primera vez?
Me sentí muy contenta y cada nuevo libro me da mucha alegría.
 Nacional de escritores Jóvenes Conarte

¿Qué le dirías a alguien que quiere publicar su primer libro?

Que primero se asegure de que eso es lo que él quiere decir, que esa es la manera en que se quiere representar ante un público lector; si bien es importante hacer caso a la crítica, también es esencial, a mi juicio, que el autor se sienta cómodo en sus letras. Quizá nunca estará del todo satisfecho, esa insatisfacción es parte del impulso para continuar escribiendo, pero sí puede tener una percepción aceptable de lo que ha escrito y asumir esa responsabilidad.
Publicar me parece parte del proceso de creación, porque un libro es el final de un ciclo creativo y el umbral de un ciclo nuevo. No necesariamente debe publicar en el soporte tradicional, ahora están las redes sociales, los blogs, otras plataformas que me parecen igual de válidas que el papel. Quizá el riesgo es que al quitarle la formalidad a la publicación también se puede perder objetividad. Publicar no nos convierte de manera automática en escritores. Ser autor de un libro o de un texto no nos inviste de arte, para ello se debe tener disciplina, entonces también le sugeriría no dejarse arrastrar fácilmente por las trampas del ego. Cultivar el criterio y la sobriedad hacia uno mismo.
A veces he visto que la energía creativa se atora o se congela porque el escritor no le da salida a su escritura, la cual siente como algo que poco a poco va dejando de representarlo. Publicar puede ser un acto muy liberador.
Le diría que no sea tan aprehensivo, que todo fluye, no necesita haber acabado el libro perfecto para sacarlo a la luz.

con la poeta colombiana Luisa Isabel García
¿Qué otras artes practicas?
Aparte de la literatura, el dibujo, es algo con lo que complemento a veces mi escritura. También he participado de manera experimental en teatro y performance. Todo finalmente lo relaciono con la poesía.
¿Hay algo más que quisieras decir y no te he preguntado?
Sólo agregaría las gracias por tu tiempo y tu amabilidad al darle un espacio a mis letras. Espero que encuentres en ellas algo digno de mencionarse. Un abrazo cálido.
Marisol Vera Guerra
MINOS
a punto
veo dormir a mis hijos
pequeños guisantes blancos      envueltos por la calma
cíclica
matemáticamente
ensamblados al continente del cuerpo
                                                      roja bocanada de aire     
Haku
que me rasgó un paisaje (su horizonte de pájaros azules)
Morgana
que sólo tiene un mes     no necesitas más quiero decirle
para qué
               estamos bien así
               tú     recién salida de la fragua
               yo con mi cabeza intacta
quién diría que mis manos desmenuzarían estrellas
     en la nieve    
pero aquí no hay nieve
apenas un collar de hueso    
la sonrisa eterna y deliciosa de los desposeídos
que infaman la calle con sus amores
      los chanates se pasean por mi jardín    
      reyes de un país donde los cuervos han enmudecido
      no logro entender su lenguaje
      algo sobre mujeres y decapitaciones:
                         todas unas putas
bajo las rocas arde
la risa solemne de los escarabajos
                                         –antes una flor blanquísima
                                           se deshojó entre mis labios–
ahora
voy perdiendo el ansia de volar
detesto mi reflejo
                        inútil geometría en un pozo de mercurio
pronto las ondas tomarán su curso
y mis niños seguirán sonriendo      
cosidos a la esperanza     
jalo hacia mi pecho el hilo de su alma
como Ariaghne
              pobre        pobrecilla                
              aguardando al amante
              que vendrá con sangre de toro en los puños                  
¡tantos siglos!
y las mujeres seguimos quedándonos dormidas a la orilla del océano
NUCIS
he hallado una nuez
muy cerca de mi casa    
entre guijarros que pulen la orilla del agua
                           pequeña y sola
autocontenida en su mundo
                                                            sola
como la falange en mi dedo meñique
se la he obsequiado a mi hijo
él la estrella contra el suelo y dice te acuerdas mami
     cuando partíamos nueces
     en nuestra otra casa      con un tubo rojo
     eran tan duras como ésta
     y también sabían a tierra
el aire nos traía noticias del desierto
lo cuervos llegaban a instalar su graznido en la ventana
pero no había nogales     ni mariposas
ningún lecho donde Heráclito soñara
lo veo claramente
ahora
que el sol se desliza por el puente San Antonio
y  el fruto seco se destroza
bajo el peso de un zapato

Performance: Ayotzinapa


LA VERDULERÍA DE LA ESQUINA
de pie junto
al muro que aísla mi calle del resto del cosmos
veo salir a los niños
hacia la mañana     el futuro sobre dos ruedas
y un hada madrina hermosa
pasan frente a la verdulería
donde los hombres cargan bultos llenos de tiempo
     cajas con algo parecido al amor
van disponiendo la verdura fresca
sobre un tapiz     
      las papas aquí     las lechugas allá
constelación de estrellas vegetales
a guisa de dios organizando un ajedrez magnífico
y yo
sobre el tejido roto de la realidad
devoro la radiación de risas (su destello)
esperando a que las mesas vuelvan a quedar vacías
a que el sol se haga negro
y nadie más emerja de este agujero
                              entonces mi cena estará lista
                              con un merengue de larvas
                                        del libro de su autoría: Gasterópodo

Casi sobre el final del año, más precisamente el 19 de Noviembre, en MU Punto de encuentro, se presentó el tercer poemario del escritor Eugenio Polisky: DESDE EL FONDO.

Eugenio nació en E.E.U.U y creció en Argentina.

El libro y el evento fueron dedicados al desaparecido escritor Adolfo Zutel.

Pamela Terlizzi Prina, a cargo de la bienvenida, resaltó las virtudes del autor:

Eugenio es un escritor y actor extraordinario, caracterizado por su humildad y generosidad.

Luego leyó el prólogo del escritor Sebastián Olaso, del que transcribo el siguiente fragmento:

En la poesía de Eugenio Polisky hay , además, espacios donde leer algo que no está escrito. Eugenio escribe con más que palabras: las páginas de sus libros como lienzos donde el lugar que ocupa una palabra y el lugar que no ocupa ninguna palabra tienen algo que decirnos…

La escritora argentina Liliana Diaz Mindurri, en cuyos talleres se formara el autor, estuvo a cargo de los comentarios del libro:

No es un libro sencillo dijo: De todas formas esto no debe preocupar al lector. El libro de Eugenio “se siente “, por lo que cada uno podrá hacer su propia interpretación.

En la contratapa Álvaro Olmedo hace un resumen :

En desde el fondo Eugenio Polisky nos propone una obra con una trama abierta, inacabada, y acaso por eso mismo, impactante y sugerente, ¿Y qué es la poesía si no un hueco de palabras que de insinuar nos muerde la calma?

Serás vos, lector, el que concluya estos poros enhebrados con seda. Y ahí, sin duda, sentirás la tensión de la trama…

Hay dos maneras de emprender el viaje a través de DESDE EL FONDO, capítulo a capítulo o como una unidad de principio a un fin que no parecería tal.

Sorprende la puntuación, recurso que el autor maneja con extraordinario sentido de la oportunidad.

Los silencios y las palabras cobran una importancia novedosa en este libro, por lo que recomiendo fervorosamente su lectura. Cada nuevo libro de Poilisky es un apasionante descubrimiento.

Osvaldo Víctor Fernández.

Entrevista a Luis Mey

Publicado: 3 agosto, 2016 de admguka en Luis Mey

Ante todo LUIS MEY, felicitaciones por esta invitación de la BIBLIOTECA NACIONAL. Razones no faltan para que te hayan nombrado en el lugar de conducción para que los que deseen escribir y no tengan los medios para pagar un taller privado, lo hagan.
La revista Guka, que durante diez años fue auspiciada por la BIBLIOTECA NACIONAL, quiere hacerte algunas preguntas para que, quienes la siguen, aún desde fuera de la frontera de Argentina, sepan que nuestros escritores, tienen esta suerte y además esta posibilidad: la de que alguien que con sus logros llegó a un lugar de prestigio en las letras Argentinas, pueda conducirlos en el camino elegido.
Para ellos van estas preguntas.
*¿Cómo se inicia tu carrera en este horizonte infinito que tiene la escritura?¿a qué edad te diste cuenta que tenías algo en común con el deseo de escribir?
A los quince estaba más perdido que ahora. Pero apareció un amigo que me dijo que todo lo que contaba podía escribirlo, que me convenía escribirlo, así, en forma de cuento. Y con todos los errores (magnánimos, por supuesto) y el nivel paupérrimo con el que se puede contar, bueno, al menos me di cuenta que no había número que cuantificara cuán perdido estaba en todo. Así que la respuesta es a los quince. Y la pauta, desde entonces, es esa: lograr que exista un número legible para medir cuán perdido estoy.
*¿Quiénes fueron tus maestros en ese debut?
¿Literarios? Ninguna escuela: aparecieron libros, nada más. Podía salir un Stephen King, un Soriano, un libro de autor desconocidísimo que editaron por ahí en Uruguay. Cosas. Carteles publicitarios. Pero, como siempre, como en casi todos, la limpieza paciente de la cera del oído es lo que nos marca. Cuando las palabras tocadas por la lengua que mejor las toca llegan a uno y uno las absorbe, entonces estamos para hacer algunas cosas sobre la hoja. Pero creo que no haber tenido un rumbo fue una suerte para tener una paleta de desastres varios, una experiencia de lectura variada, fabulosa y terrorífica, que nutre a veces de lo que necesita el que quiere escribir: saber cómo lo hacen los que saben y saber a qué pileta seca se tiraron los que no.
*¿Dejaron marca esos maestros? ¿Cuáles?
Que hay que tener paciencia. Que publicar un libro no es un mérito: el mérito, en escritura, es escribir un texto que nos deje satisfechos. La publicación, después, es abrir la puerta a terceros. Un encuentro maravilloso que, por fortuna, culmina cuando hay que volver a escribir. Que, incluso, el mejor encuentro entre lector y autor se da cuando el autor no está, de ningún modo, involucrado en la experiencia de efecto, el momento de lectura, del lector. Podrán hablar luego, seguro, pero el momento del efecto es tan personal y solitario como el momento de la escritura. Y ambos son los más fabulosos.
*¿Te gustaba leer? ¿Qué tipo de lecturas?
Me gustó leer desde que descubrí la lectura y la escritura. Las descubrí muy de la mano. Me gustaba vaguear y estar tranquilo a la noche, porque era el único momento donde había silencio. El resto del tiempo, al menos en esos momentos, había gente, y la gente que me rodeaba gritaba mucho y estaba muy nerviosa y estaban muy cagados a palos por las cosas del contexto y las falsas inyecciones que les vendían.
*Contanos algún episodio de tu infancia que te haya marcado para entrar en la letra.
Que me hayan dicho estúpido no menos de nueve millones de veces.
*Elegí algunos escritores de la nacionalidad que te guste para sugerir a los futuros escritores su lectura y por qué.
Si los consiguen, dos: una, mujer, Agota Kristof y su magnánima “Claus y Lucas”. Otro, William Goyen por “De ángeles y hombres”, difícil de conseguir, pero maestro del cuento a la altura de Chejov y Cheever.
*En la actualidad se escribe y en varios formatos, ¿te gusta algún formato en especial?
Creo que las mejores cosas no son las que se publican. En la divulgación hay un deseo que mejora las cosas para un común denominador, un colectivo que difunde y se apropia de ello. Pero creo que hay cuadernos escondidos y libretas, y anotaciones al margen que, de tener el poder, me sumergiría en eso más que en cualquier otra cosa. Manos de autores y autoras que andan por ahí disparando a escondidas las mejores líneas.


Siempre voy a escribir. Con un palito en una playa perdida. Como sea. No es menos efímero el libro que la escritura con el palito en la playa. Pero que me alejaría, me alejaría. De hecho, me alejo: siempre que puedo escribir pensando en ese momento en que me sentaba en la mesa que había improvisado con una vieja máquina de coser y un cuaderno y una birome, entonces soy feliz. Y ese momento no era otra cosa que la sensación de libertad más pura, el punto más lejano de concreción del sueño donde todo podía suceder. Esa adrenalina, ese recuerdo, es lo que me salva. Lo que me sienta a escribir.
Muchas gracias por tu tiempo, por tu talento, y también feliz y próspero camino el que vas a emprender.